Nuestros rackers obtienen un puesto en la lista ‘Companies That Care’ de People

Este honor surge del compromiso arraigado de los empleados de Rackspace con su comunidad y colegas.

por Tracy Idell Hamilton

El día de hoy, la revista Peoplenombró a Rackspace en su lista “Companies That Care”, que resalta “las mejores compañías estadounidenses que se preocupan por sus comunidades, empleados y por el mundo”.

Rackspace obtuvo el lugar 25 en esta segunda lista anual, que People recopiló con ayuda de Great Place to Work, una compañía de análisis de datos y consultoría empresarial, basados en encuestas a más de 350 mil empleados en casi mil compañías de todo Estados Unidos. Los empleados evalúan cómo los tratan sus empresas diariamente, además de que ofrecen anécdotas personales acerca de la diferencia que han marcado sus lugares de trabajo en sus vidas y comunidades.

“Nos honra tremendamente haber ganado un puesto en esta lista”, dijo Joe Eazor, director general de Rackspace, “y todo ese crédito es para nuestros increíbles rackers, quienes han insertado el voluntariado en las raíces de la cultura única de Rackspace. En el año que llevo aquí, me ha conmovido una y otra vez el compromiso de nuestros empleados de hacer que el mundo a su alrededor sea un mejor lugar. En verdad se toman en serio eso de ‘Rack Gives Back’.

Rack Gives Back es la organización de voluntarios dirigida por empleados de Rackspace. Comenzó con la creación de la compañía hace 20 años, cuando los primeros rackers buscaron hacer algo de bien por su comunidad en San Antonio.

Actualmente, Rack Gives Back funge como un organismo global que atiende a los barrios en que vivimos, trabajamos y jugamos, conectando a rackers con oportunidades para compartir su tiempo y talento con otros, ya sea a través de aprendizaje en escuelas cercanas, colecta de alimentos o reconstrucción luego de desastres naturales. En 2017, los rackers dedicaron 27,411 horas de voluntariado al programa Rack Gives Back (los rackers pueden utilizar su tiempo de voluntariado pagado por la compañía en cualquier pasión o causa que elijan, no solo a través de Rack Gives Back).

Rackers de todo Estados Unidos donaron más de 950 horas el año pasado para alimentar a 2,300 familias a través de nuestra colecta anual de alimentos. Es la colecta de alimentos para Día de Acción de Gracias más grande de San Antonio.

“Ser voluntario es ser parte de algo más grande que tú mismo y tener un impacto positivo en la gente y comunidad a tu alrededor”, dijo Megan Jungman, abogada corporativa sénior y miembro de la junta directiva de Rack Gives Back. “No puede medirse el poder de hacer una cadena de ayuda.”

Jungman es parte de un equipo legal de 30 personas en Rackspace que, en conjunto, ofrecieron 400 horas de voluntariado el año pasado, incluyendo la creación de una colecta de pañales luego del huracán Harvey que recopiló más de 11 mil pañales para el Texas Diaper Bank y familias agradecidas de toda la región.

Los rackers con frecuencia se ofrecen como voluntarios para Habitat for Humanity en San Antonio, y construyen nuevos hogares para familias.

En 2016, la Week of Volunteering de Rackspace se hizo global; la temática del año pasado era Families Helping Families [familias que ayudan a familias], y nuestros rackers ayudaron durante más de 1,000 horas tan solo esa semana. También fortalecimos nuestro compromiso con Hour of Code en las escuelas alrededor de las oficinas centrales de Rackspace.

En la nota de People y en relación con Rack Gives Back está Rackspace Foundation, una organización no lucrativa independiente que fuera formada en 2009, bajo el liderazgo del entonces director general y presidente de Rackspace, Graham Weston, y que ahora es completamente financiada por rackers a través de deducciones a la nómina. El año pasado, las donaciones de rackers fueron de más de 680 mil dólares a Foundation, que ofrece soporte integral para estudiantes de las escuelas “Magnificent Seven” adoptadas por la fundación en el barrio próximo a las oficinas centrales de Rackspace en San Antonio.

“Tras nueve años y 4 millones de dólares de inversión, seguimos ofreciendo programas fuera de aulas y de enriquecimiento para nuestras escuelas ‘Magnificent Seven'”, dijo Cara Nichols, directora de asuntos comunitarios en Rackspace. “Casi 10 mil niños han tenido acceso a estos programas, y vemos los resultados a través del éxito de nuestros estudiantes.”

El año pasado, algunos rackers se ofrecieron voluntarios para un evento de Juegos Olímpicos Especiales locales.

No todos los esfuerzos de nuestros rackers son evidentes hacia afuera. El apoyo entre colegas siempre es rápido e incluyente. Los rackers han ayudado a reconstruir hogares de colegas, encontraron donadores de órganos y recaudaron dinero para emergencias del tipo que a cualquiera de nosotros podrían ocurrirnos. Han hecho frente para ayudar a aquellos que perdieron hijos, a aquellos cuyo esposo o esposa enfermó o incluso a aquellos que resultaron enfermos o lesionados.

Los rackers también utilizan su tiempo y talentos para crear el tipo de lugar de trabajo que les permite ser ellos mismos en sus trabajos diariamente. Muchos lo hacen a través de Racker Resource Groups, grupos coordinados por empleados que ofrecen a sus miembros oportunidades para extender sus redes, aprender, recibir apoyo y practicar liderazgo.

Eso incluye RackParents, cuyo apoyo ayudó al nacimiento del programa Healthy Families de Rackspace. Dos años después, Rackspace fue nombrado uno de los mejores lugares de trabajo para padres. Trabajos similares de otros Racker Resource Groups han derivado en que la compañía sea nombrada uno de los mejores lugares de trabajo para igualdad LGBTQ y para veteranos, mujeres latinas y millennials.

Laura Sue D’Annunzio, la recién nombrada directora de personal de Rackspace, dice que la cultura de dar en Rackspace es una de las más profundas y genuinas que ha visto en su carrera. Apenas llevaba seis semanas en el puesto cuando la compañía fue nombrada en la lista de Best Midsize Employer de Forbes.

“Los rackers son realmente fanáticos de todo lo que hacen”, dijo, “y eso incluye ayudar a sus comunidades y cuidarse unos a otros. Agradezco ser parte de una organización así, y trabajaré para proteger esta cultura conforme seguimos creciendo y planeamos con vistas al futuro.”

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here